¿Qué tipos de aceites de oliva se pueden encontrar en el mercado?

Todos sabemos lo que es el aceite de oliva. Sin embargo, en ocasiones desconocemos las diferencias que hay entre las diversas categorías comerciales. Conocerlas no es solo una cuestión de cultura, sino una cuestión práctica que nos permitirá saber lo que consumimos. Aquí te contamos las diferencias que existen entre ellas para que tu elección sea la adecuada. 

En España, primer productor mundial de aceite de oliva del mundo, todavía hay quien desconoce qué categorías de aceites de oliva se pueden encontrar en los lineales. ¡Sí, en plural! Porque, no es lo mismo un aceite de oliva (a secas), que un aceite de oliva virgen extra. ¡Nada tienen que ver!

Y, en ningún caso, el aceite de oliva (a secas) por ser “refinado” es superior, a pesar de que muchos consumidores lo asocien al significado que la Real Academia Española atribuye a este adjetivo como “sobresaliente, primoroso en una condición buena”.

 El aceite de oliva, por el hecho de ser refinado, no se corresponde con la categoría superior

Las 4 categorías comerciales del aceite de oliva 

Muchas son las definiciones que sobre el aceite de oliva se han proporcionado. Unas oficiales y otras más sencillas, aunque no por el hecho de ser más llanas dejan de ser correctas.

Para ser más exactos, el Reglamento de Ejecución (UE) nº 29/2012 de la Comisión establece cuatro categorías para los aceites de oliva, las mismas que el consumidor puede encontrar en la tienda:

  • Aceite de oliva virgen extra o AOVE: aceite de oliva de categoría superior obtenido directamente de aceitunas y solo mediante procedimientos mecánicos. Se trata de un aceite de máxima calidad, cuya acidez no puede sobrepasar los 0,8 g por 100 g de acidez libre (Reglamento (CE) nº 1513/2001).
  • Aceite de oliva virgen: aceite de oliva obtenido directamente de aceitunas y solo mediante procedimientos mecánicos. Es un aceite de máxima calidad, cuya acidez puede alcanzar los 2 g por 100 g de acidez libre (Reglamento (CE) nº 1513/2001).
  • Aceite de oliva: aceite que contiene exclusivamente aceites de oliva que se hayan sometido a un tratamiento de refinado y aceites obtenidos directamente de la recogida de aceitunas –vírgenes o vírgenes extra-.
  • Aceite de orujo de oliva: aceite que contiene exclusivamente aceites procedentes del tratamiento del producto obtenido tras la extracción del aceite de oliva (orujo de oliva) y aceites obtenidos directamente de aceitunas.

Como complemento, es preciso añadir que existe otro tipo de aceite de oliva no comercial denominado lampante, cuyo nombre alude a su uso como combustible para las lámparas o candiles en tiempos pasados. Actualmente se utiliza para ser refinado y, mezclado con una pequeña proporción de virgen, da lugar al aceite de oliva.

Pero, ¿cuál es el mejor aceite de oliva?

Muchas veces nos han preguntado qué aceite es el mejor. La respuesta es clara: los mejores (dejando a un lado marcas y variedades) son el aceite de oliva virgen extra y el virgen.

La diferencia que hay entre ambos radica en que el primero es catalogado como de “categoría superior”, siendo esta la única cualidad que lo diferencia de los vírgenes.

Las mejores grasas vegetales (dejando a un lado marcas y variedades) son el aceite de oliva virgen extra y el virgen

En el Reglamento de Ejecución (UE) nº 29/2012 queda claro que ambos son zumos exprimidos directamente de las aceitunas, pero no explica qué límites se aplican para determinar sus correspondientes categorías.

La diferenciación, en este caso, se establece en función de un análisis químico y otro sensorial. El químico sirve para para determinar la acidez libre en el aceite que variará dependiendo de cada uno, como así hemos indicado en sus respectivas definiciones.

Dicho esto, no olvides que el aceite de oliva (a secas) es una mezcla de aceites refinados con vírgenes y que ambos son los únicos aceites vegetales que pueden ser consumidos directamente tras su obtención. Los demás, oliva y orujo de oliva, necesitan ser refinados antes de poder ser consumidos por el ser humano.

Ahora que ya conoces las diferencias que hay entre las categorías comerciales de aceites de oliva, elige el que entre dentro de tus preferencias.

Pero eso sí, recuerda que solo el virgen extra y el virgen son puros zumos de aceitunas y, por lo tanto, conservan todas las propiedades organolépticas intactas. Su ingesta conferirá a tu organismo muchas bondades y, bien usado, en la cocina ensalzará los sabores de las materias primas que utilices para elaborar un plato.

By Vanesa López, directora de Marketing y Comunicación

El mundo del virgen extra en tu bolsillo