Variedades de oliva y sus aoves

En nuestro país se cultivan cerca de 400 variedades de aceituna. De ellas, se extrae un preciado aceite de oliva virgen extra que, por si fuese poco, empieza a despertar mayor interés entre los amantes de la dieta sana.

Conocer todas es difícil, muy difícil. Por ello, en este post hemos recopilado datos interesantes de aquellas más populares, siendo precisamente las que acaparan mayor extensión en nuestro territorio: la Picual, la Hojiblanca y la Cornicabra. A estas hay que añadir otra muy conocida también por el consumidor medio, la Arbequina.

En nuestro país se cultivan cerca de 400 variedades de aceituna, unas más modernas y otras abandonadas, pero todas ellas representan un gran legado para el olivar español. Esta cifra asciende a 2.000 si hablamos del mundo. Sin embargo, “tres son las que acaparan más de la mitad de nuestro olivar – constituido por cerca de 900 millones de árboles- y las más conocidas por el consumidor: la Picual, la Hojiblanca y la Cornicabra”, reconoce David Marcos, ingeniero agrónomo y director comercial de Viveros Shophie.

Las variedades de aceituna que acaparan más de la mitad de nuestro olivar son la Picual, la Hojiblanca y la Cornicabra

Cada una de las zonas productoras de aove de nuestro país cuenta con una o más variedades representativas, que ofrecen aceites con personalidades muy exclusivas capaces de sorprender gratamente a los consumidores.

Para no abrumarte, en este post empezaremos ahondando sobre las tres mencionadas y una más: la Arbequina, muy popular también entre el gran público. Si bien, dejaremos la puerta abierta a otros artículos donde trataremos otras menos conocidas, pero no por ello de menor importancia para el olivar español, como la Cuquillo, Verdial, Canetera, Manzanilla Cacereña, Arróniz, Castellana, Empeltre, Ocal, Farga, etc…

Según la identidad genética

Nos cuenta David Marcos que “los olivos cultivados en nuestros dominios muestran una particularidad genética muy interesante, que convierte prácticamente en clones a todos los que se corresponden con una misma variedad”. En este sentido, podemos afirmar que todos ellos son genéticamente idénticos o, al menos, muy similares. ¿Sabes por qué? Porque en su momento se propagaron de forma vegetativa, es decir, a partir de una rama o similar que acabó echando raíces.

Las 400 variedades de aceituna registradas en España se clasifican en mayoritarias, secundarias y minoritarias, según su importancia. Pese a que las mayoritarias son escasas en número, son las que predominan en los cultivos.

Se trata de variedades cuyos niveles de producción suelen ser muy elevados, convirtiéndose así en favoritas para los agricultores. Están representadas por la Picual, la Cornicabra y la Hojiblanca y juntas ocupan un millón de hectáreas, o lo que es lo mismo, más de la mitad de nuestros olivares.

Estas variedades son las favoritas de los agricultores por sus generosas cosechas.

Picual

Variedad de oliva Picual

Además de ser la más representativa de todas las que se cultivan en el mundo, en España uno de cada diez árboles es Picual. Y no es casualidad. Esto se debe a que esta variedad es la que mejor se adapta y más produce en el alto valle del Guadalquivir, concretamente en Jaén, donde se concentra el mayor olivar del planeta.

Nadie conoce con certeza el lugar de origen de este tipo de olivo, aunque sí se sabe que en la localidad jiennense de Martos existe un paraje con algunos ejemplares con más de cinco siglos de vida. De ahí, que a la Picual también se la conozca con el pseudónimo de Marteña.

Su destacada estabilidad y su peculiar perfil químico y organoléptico, entre otras aptitudes, han contribuido a que los zumos de aceituna que se extraen de la Picual acaparen los lineales más exclusivos.

Sus aceites…

  • Son muy estables.
  • Son muy verdes y frutados.
  • Poseen gran contenido en polifenoles.
  • Son muy amargos y picantes.

Hojiblanca

Variedad de oliva hojiblanca

De origen dudoso, la variedad Hojiblanca es la tercera en importancia entre los olivares de España. Así lo constatan los cerca de 18 millones de olivos que actualmente se reparten por el corazón de Andalucía. Estos árboles son capaces de adaptarse a terrenos y climas extremos, si bien su cultivo se desarrolla, principalmente, en el sur de Córdoba y norte de Málaga, aunque también está presente en las provincias de Granada y Sevilla.

De fácil recolección, los frutos maduran lentamente y retrasan la cosecha, lo que provoca en el olivo la vecería, sobre todo entre los ejemplares más viejos.

Sus aceites…

  • Son poco estables.
  • Presentan niveles medios de amargo y picante.
  • Son poco dulces.

Cornicabra

Variedad de oliva Cornicabra

Se trata de una de las tres variedades más comunes en nuestra geografía oleícola.

Aunque algunos aseguran que procede de la localidad de Mora (Toledo), es probable que fuera transportada desde algún otro entorno lejano siglos atrás. Actualmente se la circunscribe a los Montes de Toledo, entre la capital manchega y la provincia de Ciudad Real, pero también se distribuye por toda la submeseta sur, Extremadura y las provincias de Cuenca, Madrid e, incluso, Ávila.

Rústico y vigoroso, este varietal debe su nombre a la forma de sus frutos, alargados como los cuernos de cabra.

Sus cosechas suelen ser muy generosas, aunque algo tardías y pausadas en su maduración.

Sus aceites…

  • Son muy estables.
  • Poseen alto contenido en polifenoles.
  • Presentan unos atributos potentes al paladar.
  • Muy amargos y picantes.
  • Soportan las altas temperaturas de las frituras.
  • Son muy atractivos como aderezo intenso.

 Arbequina

Cuenta la historia que el árbol de Arbequina comenzó a cultivarse en los aledaños de la localidad de Arbeca, ubicada en la actual provincia de Lleida décadas después de que un grupo de navegantes que surcaban el Mediterráneo en el s. XVIII lo importaran desde la isla griega de Creta. Desde ese momento, la nueva variedad empezó a ser conocida como Arbequina, un nombre que a principios del siglo XX se propagó por diversas zonas de España.

Estos árboles, de lento crecimiento, pero fácil de producir y de mecanizar, regalan cosechas elevadas y constantes.

Sus aceites…

  • Son poco estables.
  • Son muy aromáticos.
  • Presentan niveles medios de amargo y picante.
  • Son poco dulces.

Estos cuatro varietales de olivo nos brindan unos frutos con los que se elaboran unos vírgenes extra que despuntan, por si fuese poco, por su gran calidad. Cada uno con unas peculiaridades y características organolépticas singulares, pero todos ellos muy demandados entre los consumidores actuales.

Ahora que ya conoces las variedades más representativas, vete haciendo hueco en tu agenda porque pronto tendrás que dedicarle un ratito al descubrimiento de otras más desconocidas. Si quieres ir abriendo boca, puedes consultar la sección “Aula” de GastrOleum, allí “degustarás” estas y otras muchas más variedades.

Vanesa López Álvarez

Periodista, community manager y blogger. Aprendiz eterna y muy curiosa, me encanta escribir sobre todo lo que conozco, especialmente, sobre el aceite de oliva virgen extra y la gastronomía.

Related posts:

El mundo del virgen extra en tu bolsillo